4.- El Surrealismo

Llegamos al final del curso con sólo dos clases por delante y con el diabólico objetivo de presentar en breves líneas qué es el Surrealismo.

Como movimiento heredero del Dadaísmo, el Surrealismo continuará valorando ciertos componentes como el humor, la ironía o el poder del azar y de la descontextualización de la imagen. Sin embargo, rompe por completo con el nihilismo propio del movimiento dadaísta al entender que la obra de arte debe ejercer un poder transformador sobre los seres humanos. Con todo ello, los estudios de Freud y Jung fueron tomados como bases teóricas en la exploración del inconsciente humano, alejado por completo de los postulados racionales y empíricos que sustentaban la cultura de base greco-latina occidental.

Sin lugar a dudas, la capital del movimiento surrealista estuvo establecida en París, donde confluyeron autores de múltiples nacionalidades entre los cuales los españoles jugaron un papel destacado. Por ello no podemos dejar de dedicar un pequeño espacio a la carrera artística de dos grandes genios atemporales como son Joan Miró y Salvador Dalí. Seguir leyendo

Anuncios

2.3 El Retorno al Orden – Alemania

La pintura del retorno al orden en Alemania dentro del contexto de Entreguerras
La República de Weimar, época convulsa de tensiones políticas, económicas y sociales. En tal contexto los artistas alemanes de la Nueva Objetividad proponen una mirada crítica y de descontento profundamente alejada de las demás corrientes pictóricas europeas.
Los artistas indagan sobre una realidad traumática y adoptan una objetividad fría y distante que supera la mera visión descriptiva para profundizar en la realidad y cuestionarla.
En el plano técnico las obras presentan un gan detallismo y precisión, abordando los objetos con la misma nitidez en los diferentes planos espaciales.
Seguir leyendo

2.2- El Retorno al Orden – Italia

Italia, como cuna de la cultura clásica y como país derrotado en la I Guerra Mundial, suponía un centro especialmente sensible de retorno al orden que se convertirá a su vez en un punto clave de difusión; en este sentido, la exposición itinerante “La Joven Italia” tendrá un impacto definitivo en la eclosión de la Nueva Objetividad alemana.
Resulta fundamental reconocer la labor de Giorgio de Chirico en torno a la pintura metafísica, así como los trabajos en esta línea de Carrà, como caldo de cultivo para la eclosión de los focos nacionales en torno a la revista Valori Plastici y al Grupo Novecento (liderado por la amante judía del Duce, Margherita Sarfatti). Seguir leyendo

2.- El Retorno al Orden (1918-36). Francia

Como reacción directa ante el estallido de la I Guerra Mundial muchos artistas proclamaron una vuelta a la figuración y a los valores tradicionales de la pintura (orden, composición, simetría, factura…) alejándose de la postura radical vanguardista sin perder las aspiraciones a la investigación plástica.
De este modo, eclosionan múltiples focos de “realismos modernos” no académicos en el ámbito artístico occidental, denotando la influencia de la tradición pictórica de cada región geográfica así como de las propias vanguardias (éstas últimas bien por inclusión o bien por rechazo).
En Francia, la reacción de retorno estará encabezada por la figura de Picasso, seguida de otros artistas de vanguardia como Derain o Gino Severini.
Así mismo, en Francia también permanecieron corrientes post-cubistas que dejaron sentir la necesidad de orden y factura en sus obras, tal y como se aprecia en el desarrollo del Purismo de Le Corbusier y Ozenfant. Seguir leyendo